Larga vida a la prenda estrella

¿Quién no tiene en su vestidor una camisa blanca? Es el básico de fondo de armario por excelencia, y a pesar de ser un clásico, nunca pasará de moda, pero ojo, tienes que encontrar “esa” camisa perfecta, y nosotros te ayudaremos.

Para empezar, tendremos que plancharla de forma que el cuello y los puños queden impolutos (esto hay que hacerlo con todas las camisas), y el cuerpo no luzca esas horrendas arrugas que arruinarán tu look.

Ahora que ya sabemos esto, sólo falta escoger la camisa blanca perfecta para cada ocasión, sí, es muy versátil y siempre dará un toque de elegancia y aspecto de limpio.

Para los trajes y situaciones más formales, habrá que optar por una camisa de cuello italiano o cutaway con puño doble, el sumun de la elegancia, siempre con unos buenos gemelos que completen ese look.

La camisa blanca de cuello italiano o cutaway con puño normal o francés, funciona muy bien con el traje, cuando no requiere etiqueta (gemelos), y además triunfarás con ella en una cita, una cena con amigos… Combínala con unos chinos, remángate los puños hasta el antebrazo y desabrocha los 2 primeros botones. Estarás irresistible y le darás ese toque desenfadado que tanto gusta.

Para un look mucho más informal, pero igualmente elegante, escoge una camisa blanca de cuello button down, perfectas para el día, comidas familiares o con amigos.

Y en verano, la reina por excelencia es y será la camisa blanca de lino. Para ir a la playa, para una pool party, para salir a cenar o de fiesta… ese rollo ibicenco nunca pasa de moda.

¿Todavía no tienes una camisa blanca en tu armario?

 

Texto: Rebeca Selma


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados